Detente, detente, detente ya.

Ufff!!! que la vida se va volando y no le he encontrado las riendas.

A veces creo que sí, pero resulta un listón amarrado por casualidad.

Hay más cosas en mi mente de las que puedo controlar. Sigo siendo una sobrepensadora. Pero canalizo mejor mi acción.

Muchas veces me canso e intento adaptarme y estabilizarme, muchas veces quiero correr a tomar aquello que boté a la basura porque era demasiado ordinario para mí. Y esta vida no ordinaria me hace vivir al día y es casi inevitable no pensar en que no podré lograrlo, y un no podré lograrlo tumba mil Yo Puedo. Me derrumbo una vez a la semana.

Iniciar un proyecto de vida sola es una cosa, difícil sí, pero si la cagas tú pagas las consecuencias. Iniciar el otro tipo de proyecto de vida, ese que incluye a alguien más es determinante: o funciona, o funciona; por el bien de los dos; no puedes rendirte, ni puedes cansarte, ni puedes voltearte a continuar por otros lados. Porque, aunque pensé que daba resultado, la realidad es que no. Si te cansas, lo siente, si te rindes, le duele, si volteas a concentrarte exclusivamente en tu proyecto, tiene un precio que termina pagando más caro quien tienes enfrente; en realidad no se si más caro, pero de que hay un precio, hay un precio.

Estaba desaprendiendo muchas cosas, cuando me encontré con él, y tomé la decisión de caminar a su lado. El problema es que seguí mi camino de desaprender, y entre el desaprendizaje y el bloqueo me confundí y siento que no estoy ni en un lado ni en otro. La vida, me acostumbré a vivirla soltera, es más sencillo, hay menos fantasmas, es menos gratificante, sí, pero tu tienes el control siempre. Me doy de topes cuando recuerdo todo el amor que solía compartir y ahora parece estoy limitada a no darlo. No, no es miedo. Es una especie de frialdad que no me había dado cuenta que existía en mi vida desde hace unos años atrás.

Bien pues aunado a muchas cosas más, quisiera detenerme, este año se me ha ido tan rápido que no quiero que termine, no si no he llegado a dónde quiero llegar.

Alguno de ustedes  si tiene el botón de pausa cerca, sea tan amable de pulsarlo y dar clic. Háganme ese favor, les quedaré en deuda eternamente.

Mientras arreglo ciertas faltas de comunicación, distanciamientos y lleno vacíos que unos años atrás me esmeré en traerme.

Buena y larga vida. Plena, sobre todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s