La vida entonces…

Las cosas que terminan bien, o cuando terminan de terminar, dejan una sensación de alivio, una especie de ligereza invade tus entrañas y caminas como flotando.

Estaba viendo una película no tan vieja basada en una novela, por supuesto me he dado a la tarea de encontrar el libro y leer la historia completa, por lo cautivadora que me resultó.
Empieza narrando un personaje que muchos conocemos de lejos, y que indudablemente todos algún día conoceremos en persona.

Es curioso como han pasado tan sólo poco más de 2años y se me ha hecho una eternidad. No he concluido el adaptarme a una vida sin mi mejor amigo. Vivo intensamente mis días y soy feliz y aún así hay un espacio en mí que sigue reclamándolo.
Me he puesto a pensar, como es obvio, qué sería de mí si él estuviera, y la verdad es que no tengo idea.
En estos dos años he tomado decisiones desde el dolor y me he equivocado, he tomado buenas decisiones y las he fracasado. He conocido nuevas facetas en mí, nuevos miedos y nuevas fortalezas. He aprendido muchas cosas que no tenía idea que podría aprender.
He preferido estar sola, a estar con alguien que no me conoce y me lastima con sus debilidades. He aprendido a alejarme y no mirar atrás, he aprendido a ser más valiente y a cerrar más de un ciclo.
Pero no he aprendido a superarlo a él. Me he aferrado a su presencia como si aún existiera, aprendí todo eso pensando que de esa forma lo estaba honrando, pensando que así de algún modo, regresaría.
Mi mejor amigo, nadie, nunca, me ha entendido mejor que él, nadie, nunca, me ha aguantado tantos caprichos y niñerías ( y vaya que fui caprichosa con él), nadie, nunca, ha resistido estar a mi lado y no juzgarme y salir corriendo a echarme culpas. Nadie, NUNCA.
Lo extraño, me cuesta entender que la mayoría de las personas a mi alrededor están llenas de miedos, aunque finjan no tenerlos, y eso es lo que más extraño de él, se daba permiso de tener miedo, sonreía y creía que todo estaría mejor, y sí, con él siempre todo estaba mejor.
Me volví como el mundo hasta que desperté de la tristeza, comencé a entender que extrañarlo no me condena a la desilusión, sigo teniendo sueños, sigo teniendo mi vida.
No se que sería de mí si el estuviera ahorita. Se que quiero ser ahorita aunque no lo tengo a él.

Una muy buena película, dejando la historia un poco de lado, reflexiono sobre el papel que le han dado a la muerte: “no tengas miedo, si algo me distingue es que soy justa. […] Tomaré tu alma en mis manos y un color se posará sobre mi hombro y te llevaré conmigo con suma delicadeza.[…] Pese a las amenazas, conserva la calma, no soy violenta ni perversa, soy LO QUE TIENE QUE SER”.- The book thief.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s