Septiembre. De ti.

“Aprendí que siempre es mejor no demostrar ni sentimientos ni dolor”.

Revolución mental, emocional, física. No quiero y espero. No he pasado, continúo. Quiero, duele.

 

Se encontraron una vez y con fuerzas para no estar, estuvieron. Y lucharon para irse y no se fueron mentalmente, siguen atrapados. Intentan, con mucho cuidado y sus intentos son dañinos entre sí. Hacen por permanecer, con cautela, sin exhibiciones, esperando reacción iniciativa del otro. Nada sucede. Nunca pasa. Son igual.

 

Termina de una vez, todo tómalo y guardalo tú. No voy a pasar, no lo harás tampoco. Sal del camino, quédate fuera, lejos, donde ya no te sienta. Me rindo, ya no.

Anuncios